POWER POINT



CAPíTULO 4(M. Belén Abad)
La educación como interacción entre agentes y actores.

Todo contacto entre hombre y sus iguales implica una comunicación. Cuando el hombre contempla el mundo en el que vive, se está comunicando con él, al igual que cuando lo transforma de acuerdo con sus necesidades e intereses. En todo el momento el hombre interactúa con el medio o sus iguales, está expresando su modo de ver la vida, cómo es él miso, sus sentimientos, etc. Está estableciendo un contacto con el otro, que le hace partícipe de sí mismo, a la vez que recibe los elementos necesarios para interpretar y comprender la situación y el escenario donde interactúan.

La comunicación es un elemento clave para el desarrollo de todo individuo y para el perfeccionamiento de los otros. El ser humano aislado no puede desarrollar todas sus capacidades. El hombre es un ser social que necesita de los otros para desarrollarse, para sobrevivir. Es un ser caracterizado por la apertura, se preocupa por realizar su existencia y buscar sentido a ella por medio de la interacción con sus iguales.

Lo importante de la educación no es sólo la transmisión de conocimientos, sino también la comunicación personal que se establece entre educador y educando donde hay una clara intencionalidad de influir, de ayudar para que se produzca un crecimiento biológico y personal (en libertad y autodeterminación).

1. La educación como proceso relacional.
La educación es una iniciación en la habilidad y la participación en esta conversación, en la que aprendemos a reconocer las voces, a distinguir las ocasiones apropiadas para la expresión y donde adquirimos los hábitos intelectuales y morales apropiados para la conversación.

Toda educación, se hace posible si se genera a partir de la relación específica entre un actor y un agente, entre el educando y el educador. Es un proceso de iniciación de civilización y humanización. Es un proceso de acceso a la realidad, una introducción a la interpretación múltiple de la realidad. Cada persona va resolviéndose en la acción, ya que debe elegir, decidir, hacer y actuar como algo propio de su ser. Actúa de acuerdo con lo que es y a lo que quiere ser, es decir, sobre la base de una intención, una necesidad, un interés, etc. Ninguna acción es indiferente, ya que todo escenario se consolida y desarrolla a partir de ellas: de sus presencias, interacciones, silencios y ausencias.

Al estudiar la educación es necesario conocer las acciones humanas, no por lo que representan por sí mismas, sino en relación al individuo real, que las ha decidido y ejecutado. Cada acción expresa lo que es esa persona. Cada comunidad se construye a partir de las acciones de todos y cada uno de sus individuos.

Un acción educativa está compuesta por procesos racionales y libres que generan cambios, producidos por la intervención de un agente, lo que implica:
  • La persecución de un cambio.
  • La relación, la comunicación entre un actor y un agente.
  • El condicionamiento de un escenario determinado.
  • Partir de una realidad presente, proyectándose al futuro.
  • Una ausencia de neutralidad, ya que parte de la intencionalidad clara de alcanzar un objetivo.

Luego hay que reconocer que toda acción educativa implica necesariamente una propuesta intencional que se va a desarrollar en un tiempo, que se origina necesariamente en la comunicación, a la vez que se va a exigir y pretende el logro de un efecto de acuerdo a unos fines y objetivos propuestos previamente.

Las actuaciones humanas pueden ser de muchos tipos y toda acción humana es objeto de la educación ya que donde dos personas se ponen en relación, se transmiten información mutuamente e interactúan produciendo transformaciones y adaptaciones del comportamiento, allí se han puesto en movimiento todos los mecanismos que intervienen en el fenómeno educativo.

En resumen, la educación es una acción de personas, entre personas y sobre personas, que sólo se genera a partir de la relación personal. La información o instrucción no conlleva educación, se necesita la comunicación, el contacto con el otro. Hay una necesidad de relación e interacción educativa, que define esa comunicación dinámica del proceso educativo entre un educador y un/os educando/os y la acción directa que desarrollan entre sí. Es un proyecto en común, donde agentes y actores llevan a cabo orientando al logro de unos firmes formativos. Es una interacción constante entre personas con una intencionalidad y unos contenidos definidos.

Lo que fundamenta esa relación educativa son los elementos que convierten una actuación en educativa, que buscan implícita o explícitamente, esa finalidad. El educador, educa por lo que es más que por lo que dice. Toda educación se genera en los procesos formales y sistemáticos dirigido al logro de objetivos y se logra gracias a los procesos informales e indirectos que subyacen en toda acción formativa y que ningún agente debe minusvalorar.

2. La comunicación, cauce para el proceso relacional.
Toda relación entre iguales se denomina comunicación, toda acción educativa se inicia con la irrupción del educador al educando, donde se generan interacciones tanto verbal, paraverbal o no verbal.

Qué es comunicación?
El término procede del latín “cum + munus”: participación de algo en común, participar en la vida y bienes de otro; hacer partícipe de nuestra vida y de nuestros bienes; poner en común nuestras existencias: lo que somos y lo que queremos ser. El poner algo en común o hacer partícipe de algo a otro supone ponernos enfrente de otro y la reciprocidad.

Comunicar es un enriquecimiento mutuo y una mutua progresión. En la auténtica comunicación ninguno de los sujetos que intervienen anulan al otro, sino que todos desarrollan sus capacidades consolidando su propia identidad, gracias a esa interacción externa.

La comunicación humana es el proceso que posibilita el intercambio de significados entre los sujetos por una serie de convenciones sistematizadas en unos códigos y aplicadas sobre un concreto tipo de medio semiótico: signos verbales, escritos y gestuales. Se pueden distinguir dos tipos fundamentales de comunicación:
  • La comunicación biológica, el ser humano transmite a sus individuos los rasgos propios que la definen como tal.
  • La comunicación cultural,el sujeto transmite a otros unos determinados contenidos, para integrarles en su grupo, perpetuar la cultura, ayudar en el desarrollo, etc.

Los elementos que constituyen una acción comunicativa son:
  • Unidad, es necesaria la aproximación entre los participantes, para que no sean seres ajenos unos de otros. Cuanto mayor es la unidad más eficaz es la comunicación.
  • Permanencia, no es algo accidental, sino específico y permanente en el desarrollo de todo ser humano. Es una función continua, necesaria y esencial.
  • Diversidad, cada individuo debe mantener su propia identidad.
  • Apertura, capacidad de transcenderse, salir de sí mismo, participar, construir en común.
  • Objeto,un conocimiento, un valor, una vivencia, una creencia, … , la misma persona.
  • Efecto, aportar al interlocutor elementos para su optimización, para lograr un encuentro o generar un rechazo, para obstaculizar una acción.
  • Veracidad, quien habla suscribe un contrato de decir la verdad.

La comunicación puede llevarse a cabo de formas diferentes dependiendo en la medida en cómo el emisor entienda al otro, que son:
  • Relación objetiva, se utiliza como un objeto. La comunicación aparece como una relación en la que se cosifica al otro, es algo útil, rentable, .. para el interés del interlocutor. Es una comunicación informativa y parcial. Tiene un carácter universal, abstracto. Sigue la veia del conocimiento.
  • Relación intersubjetiva,se utiliza como persona. Se respeta al otro como igual. Es una comunicación vital, experiencial y plena. Es una relación singular, concreta. Se mueve por el cauce de lo vital y afectivo.

Es importante saber que la comunicación es afectiva y efectiva. Y aunque parezcan que están en contradicción, ambas se necesitan. La comunicación intersubjetiva supone la comunicación objetiva, que normalmente la precede siempre, y la comunicación objetiva se desvirtúa si no busca su fundamentación en la relación vital, afectiva, que ofrece la intersubjetiva, que le aporta el poder abrirse al conocimiento, la afectividad y la comprensión. Así, cuando la comunicación no reconoce y asume la dimensión personal del otro, suprime la posibilidad de conformar una comunidad, limitando y destruyendo la capacidad de autorealización de cada uno de los participantes. La angustia, la soledad, la enajenación , … , son ejemplos de esa ausencia.

Emisor, receptor, mensaje y canal de comunicación.
La comunicación implica un emisor, un receptor y un mensaje. Por sí mismos no posibilitan la comunicación, sólo mediante la interacción de esos elementos y del contexto.
Las barreras y los ruidos que la perturban son también elementos que nos permiten comprender el encuentro entre personas.
  • El emisor, es el elemento que inicia el mensaje, establece una relación con el otro. Tiene la intención expresa o no, que le guiará a esa acción, y podrá ser verba, no verbal y paraverbal.
  • El receptor, justifica la comunicación. Tiene que ser capaz de descodificar el mensaje y estar predispuesto a aceptarlo, (consolidando la diversidad).
  • El mensaje, conjunto de informaciones, modelos de acción, valores, … , que se transmiten y están determinados por el qué se va a comunicar y con qué sentido. Hay mensajes explícitos e implícitos. El contenido de esos mensajes son los conocimientos, proyectos, la realidad, …, que se transmite de forma simultánea a varios niveles, consciente o inconscientemente.
    El nivel inconsciente, son los mensajes que realizamos con nuestro cuerpo sin una intencionalidad directa, y en muchos casos, son contradictorios a los mensajes verbales. La conducta no verbal y paraverbal pude contradecir lo que se expresa verbalmente, en lugar de subrayarlo. Como norma general se le cree más al no verbal y paraverbal, puesto que están sujetos a una intencionalidad expresa.
  • El canal, o sopoerte y escenario en el que se produce esa comunicación. El emisor elige el soporte más idóneo para emitir su mensaje. Estos pueden ser físicos o virtuales, presenciales o mediados. Se debe hacer atractivo el mensaje para que incida en el receptor.
  • Los ruidos, todos los elementos que interfieren en el proceso comunicativo, distorsionando o alterando el mensaje y la información que se quiere transmitir.

No verbales
Paraverbales
Mirada.
Contacto ocular.
Sonrisa
gestos.
Expresión facial.
Postura.
Distancia.
Contacto físico.
Expresión corporal, ...
Volumen de la voz.
Entonación.
Claridad.
Velocidad.
Tiempo de habla.
Pausas.
Silencios.
Muletillas
vacilaciones, ...
Componentes de la comunicación

3. Comunicación y educación.
Sabiendo que toda educación exige una comunicación, podemos afirmar que es la expresión de la relación personal y de la humanización, por lo que la actividad educativa tiene que ser, antes que nada, actividad comunicativa.

Las funciones y reglas que presiden la interacción son aquellas que nos permiten verificar y comprobar la validez de la educación (comunicación intencional). Cuando la comunicación se destruye, desaparece toda posibilidad educativa, luego hay una reducción de datos.

Existen dos tipos de contenidos dentro de la comunicación:
  • Contenido didáctico, o cognitivo, que estimula la adquisición de conocimientos y destrezas. Parte de un contenido objetivo y es propio de la enseñanza. Su fin es el aprendizaje sistemático de conocimientos y destrezas. Se trata de una comunicación estructurada y preestablecida.
  • Contenido orientador, o afectivo, que promueve el desarrollo personal y la capacidad de decisión. Parte de un contenido personal y es propio de la educación. Su fin es el desarrollo de todas las capacidades personales, la adquisición de valores, la formación integral de cada educando. Es una comunicación espontánea, vital.

Ambas pueden ser verbal, paraverbal y no verbal, con una constante interrelación: la palabra oral y escrita, la imagen, el espacio, los gestos, los silencios ,..., Se lleva a cabo en un espacio determinado, luego cualquier contexto interfiere y condiciona esa comunicación. Los elementos que componen ese espacio delimitan inicialmente la relación entre agentes y actores. Todo proceso está condicionado por las exigencias del objeto e intencionalidad inicial de esa comunicación, al igual que por las características propias del sujeto receptor.

Para que se produzca una comunicación educativa, debe de cumplir:
  • Motivadora, debe de lograr la apertura y disponibilidad para aprender del educando.
  • Persuasiva, al dirigirse al logro de la incorporación de ese nuevo contenido.
  • Sistematizada, presenta un nuevo concepto de forma organizada, estructurada e interrelacionada con los conocimientos previos del receptor.
  • Transferible,debe de aplicarse en diferentes contextos y situaciones.
  • Optimizadora, mejora las posibilidades de comprender el entorno en el que vive y las respuestas que aporta para desarrollarse así mismo.
  • Adecuada, se ajusta a la información que se transmite al nivel y etapa evolutiva del receptor; sabe utilizar de forma correcta y pertinente los diferentes canales de comunicación.

4. La relación educativa. Características y límites.
Entendemos por relación educativa la interacción que se establece entre un educador y un educando, a partir de determinadas relaciones instructivas y formativas, que fundamentan la comunicación entre dos individuos que detentan funciones diferentes y específicas.

Es una interacción humana con una intencionalidad de cooperación en la formación y desarrollo del otro, donde hay una autoridad a la vez que diálogo, donde el objetivo es el aprendizaje. El educando debe hacer el esfuerzo de aprender. La acción propia del educando como sujeto de su educación no impide la acción del educador ni se ve obstaculizada por la misma, la reclama. Se da una relación educativa siempre que exista una intención formativa, un objetivo, un logro, aún cuando este fin no se logre. La educación sucede entre dos: uno que la provoca, la guía ,... y otro que accede a ello, de modo expreso o no. Hay un intercambio, donde el educando aprende y en él sucede la educación, con la ayuda o intervención del educador.

Los ámbitos en los que se asienta la interacción son:
  • Social, se da entre personas; normalmente dentro del mismo grupo.
  • Afectivo, clima de la interacción, consolidando u obstaculizando, actitudes, roles...
  • Comunicativo, denota la claridad y calidad de la interacción; verba, no verbal y paraverbal, de forma presencial o virtual.
  • Instructivo,clave del proceso educativo. Nos sirve para reinterpretar el mundo que nos rodea.

La comunicación es intencional, ya que tiene unos objetivos específicos. Ya que la educación es un fin en sí mismo. La actividad educativa no basta que sea voluntaria, no viene dado por ser una acción. Sólo serán acciones educativas las que supongan una mejora para quienes la llevan a cabo.

  • La relación educativa es asimétrica, la relación es de ayuda, ésta pueden ser relaciones asimétricas o de dependencia. Buscamos ayuda cuando nos hemos encontrado una limitación. Luego el educador será el que ayude y dirija al educando.
  • Es una relación de ayuda y dependencia que irá disminuyendo progresivamente hasta desaparecer, en la medida en que coopera al desarrollo madurativo de un educando y desaparecerá completamente cuando el sujeto sea capaz de dirigir su propia vida. Por ello esta relación debe estar basada en el respeto y la confianza.
  • Las posiciones entre agentes y actores de la educación son complementarias. No existen educadores sin educandos, ni educandos sin educadores. Existe una relación interpersonal que a veces se vuelven tensas. La confianza y la desconfianza, la obediencia y la rebeldía, la oposición, el rechazo , la aceptación, la actividad en común o la rivalidad, … , son formas positivas y negativas que se genera en esa interdependencia.
  • Es una relación obligada, desde pequeños está impuesta y organizada por estructuras exteriores.
  • Es una relación compleja porque inciden en ella todos los elementos que rodean a cada uno de los agentes. Estos elementos hay que analizarlos para diagnosticar, comprender, sistematizar y optimizar las intervenciones que se van a llevar a cabo, para potenciar y lograr una correcta interacción.
  • Es temporal,se limita a un tiempo concreto. El educando debe ir guiado, orientado, motivando al educando hacia el perfeccionamiento gradual, para que pase de la fase de dependencia a la fase de independencia en todos los campos. Esta temporalidad se establece en un espacio temporal determinado dentro de un sistema formal o no formal.

5. La evolución de la comunicación en los nuevos escenarios.
El canal donde circula la comunicación es un gran influyente en el proceso educativo. El problema que existe entre comunicación y educación se agrava con la aparición de canales y recursos que suplen las funciones comunicativas de los sujetos.

Los diferentes medios de comunicación utilizan casi todos los lenguajes disponibles: oral, escrito, icónico, musical, numérico, … Dentro de los nuevos escenarios, la competencia lectora es fundamental y es la base sobre la que se apoyan y construyen los demás conocimientos. Pero no se está enseñando a leer en todos los soportes propios de la comunicación, ni se enseña a usar, leer e interpretar todas las formas comunicativas. Todos vemos y leemos muchas cosas, pero no estamos en condiciones de entender. Disponemos de mucha información, que no sabemos cómo utilizar.

Debemos entender la alfabetización más allá que la capacidad de leer el lenguaje escrito, habría que entenderla como la multialfabetización, aprender a leer en los medios audiovisuales, tecnológicos y mediáticos; a expresarnos y comunicarnos a través de ellos. Poder expresarse y leer es comprender el mensaje, captar el significado de forma personal para aplicarlo a otros contextos. Es aprender a “hablar” y a leer, no restringirse a la enseñanza de la lectoescritura alfabética, sino adquirir unas competencias comunicativas más amplias y enriquecedoras.

La escuela debería de capacitar al individuo para poder expresarse y para leer toda la producción mediante la imagen y/o sonido, sea cual sea el soporte. Por ello hay que capacitar al sujeto de:
  • Reconocer el mensaje: identificando y describiendo sus partes.
  • Comprenderlo: integrando y relacionando entre sí los distintos elementos.
  • Interpretarlo: captando el sentido global de lo que se expresa.
  • Evaluarlo: sopesando su significado estético, ético, …

La ausencia de competencias en los soportes de estos procesos comunicativos repercute negativamente en el desarrollo de la propia persona y de su capacidad de interactuar con los demás.