POWER POINT


Capítulo 10 (M. Belén Abad)

Acción educativa – Acción pedagógica


El hombre es un ser que únicamente se completa en la acción: se hace y se resuelve, día a día, a lo largo de su vida. Cada persona se resuelve en la acción, ya que debe elegir, decidir, hacer y actuar. El hombre es un ser viviente esencialmente activo. El individuo actúa en base a una intención, una necesidad, un interés.

1.La educación como acción humana.
La acción humana.
Todo ser humano mantiene una actividad constante y constitutiva. Cada individuo se ve suscitado por todo lo que le rodea a la acción, influencias tanto externas como internas. A través de esta actividad cada persona evoluciona, modifica su modo de actuar, de ver la realidad, … está desarrollando su propia biografía.
Ejecución, decisión, aceptación son las tres dimensiones de la autoposesión: expresan lo que es la sustantividad en su triple carácter unitario: agente, autor y actor de la vida. Luego toda acción humana está compuesta por todos aquellos procesos racionales y libres que generan cambios y que son producidos a partir de la intervención de una agente. La acción humana se caracteriza porque:
  • Se sufre un cambio, una modificación, se causa un efecto.
  • Supone la existencia de agentes que influyen o inciden sobre ella.
  • Implica una relación, comunicación.
  • Está orientada al logro de unos objetivos.

Actuar es tomar la iniciativa, comenzar, conducir, dar lugar a que algo nuevo comience. La acción consiste en ejercer facultades, poner en ejecución, pasar del proyecto a la realización. A través de la acción se interfiere consciente y voluntariamente en el curso normal de las cosas condicionando su transcurrir.
La educación como acción humana.
La educación es una acción realizable, una tarea que siempre está siendo hecha o por hacer. Escámez explica que toda acción educativa es una interferencia consciente y voluntaria de uno o varios agentes en el transcurso normal de los hechos educativos, que sin esa interferencia habrían seguido un camino distinto del que a causa de ella han seguido.
La educación es como una acción realizada, como algo ya hecho. Como educadores nos interesa la acción realizable, es la educación de cada uno de los individuos, como la práctica que se puede dirigir y ordenar de forma perfectiva. La acción del educador exige respetar la condición del agente en el educando. Hay que tener en cuenta que no toda acción humana es educativa. Para ser considerada así, debe de poseer unas características determinadas yrealizada de un modo preciso, de modo libre, con intencionalidad educativa y que esté dirigida la perfección de la naturaleza humana, y a su vez debe presentar una dimensión integradora e integral.

La educación se concibe como un conjunto de acciones educativas, en la que cada una de ellas, distinta de las demás al tener un objeto diferente, se dirige a un ámbito determinado, aunque sin perder la idea de unidad: la relación de cada acción con el fin de la educación.
La unidad de la vida humana, consiste en la ordenación de todos los actos concretos al mismo fin. La unidad de la educación, consiste en la ordenación de todas las acciones educativas al mismo fin. Luego la educación se presenta, como una actividad teleológica, personal y libre, cuyo fin es la autorrealización, la madurez de cada ser humano. Este proceso educativo se produce a partir de las intervenciones/acciones educativas de persona/s sobre persona/s (intervención directa); y de persona/s sobre situaciones, contextos, objetos... (intervención indirecta) que pretende inducir al educando a configurarse en base al mejor modelo.
Otra dimensión educativa, define la acción educativa como aquella intervención intencional, racional y técnica que genera aprendizaje. Se encuadra dentro de un modelo científico-tecnológico en el que se identifica la acción pedagógica como acción tecnológica. La acción educativa supone explicar la acción en lenguaje de acciones y no sólo de acontecimientos.
Toda acción humana implica una actuación consciente del hombre en cuanto persona, por lo que todo individuo debe ser capaz de ser promotor y agente y actor responsable de sus propias acciones. Y como promotor de sus acciones todo individuo debe ser capaz de autodeterminarse, autorrealizarse con un proyecto propio, como alguien singular y único, a partir de procesos de heteroeducación y autoeducación.
Los procesos de heteroedecuación, son aquellos en los que los cambios que se producen en el sujeto son realiza sobre sí mismo, inducido y guiado por los procesos educativos formales, no formales e informales externos a él. La acción del educador debe dar lugar a una acción del educando y no sólo a un acontecimiento. El educador que buscan un cambio en el educando no debe anular las oportunidades de querer o no ese cambio por parte del educando.
La autoeducación se es a la vez agente y actor del cambio y del modo para lograrlo. Nos formamos en una continua interacción con los demás, sin el compromiso personal de querer ese cambio, si se pretendiera esa implicación no sería educación, sino autoeducación. Lo decisivo es el sujeto: es él quien se educa, quien se configura, por la interacción.
La educación es acción de personas, entre personas y sobre personas, independientemente de que sea de forma directa o indirecta, y al ser una relación entre personas, estas acciones no son neutras, sino que tendrán un valor que se dirigirá a hacerse de una determinada manera y no de otra.
Los niveles de la acción educativa. No toda conducta implica el mismo grado de deliberación, decisión, voluntariedad, etc. esto no elimina la dimensión voluntaria y reflexiva de cada uno de esos actos, pero sí presentan diferentes modos de actuación. Respetar la condición de agente en el educando, exige, no incurrir en coacción, debe ser querida o aceptada por el educando.
En los niveles de la acción educativa, se pueden diferenciar: la acción espontánea, la acción reflexiva, la acción tecnológica y la acción comunicativa.
  • La acción espontánea, es la intervención guiada por el sentido común, los hábitos de los agentes, la experiencia, la tradición, las creencias, … No se fundamenta en una crítica consciente, ni científica, sino en lo que es propio de un ámbito cultural y se transmite de forma no sistemática No existe una sistematización ni planificación intencional expresa, se realiza en base a la observación y la experiencia. Es la tradición e inculcación de hábitos.
  • La acción reflexiva, se conduce y regula mediante fórmulas, que expresadas mediante el lenguaje, es posible pensar, criticar y formular, basándose en el trabajo conjunto de la experiencia y el pensamiento reflexivo. Se reflexiona sobre la propia práctica, sobre el bagaje teórico que nos aportan las diferentes ciencias. Se potencia la indagación.
  • La acción tecnológica, se basa en el conocimiento científico y tiene por objetivo la resolución de problemas prácticos, con el control, la transformación o la creación de cosas. Existen unas normas y pautas para lograr ese objetivo. Se trata de construir, configuran al hombre en base a unas secuencias de acciones preestablecidas y controladas, de acuerdo a un fin.
  • La acción comunicativa, se justifica porque la educación es comunicación, donde dos personas se ponen en relación, se transmiten información mutuamente e interactúan produciendo transformaciones y adaptaciones del comportamiento. La acción comunicativa se debe extender hacia el logro del entendimiento, no es formar individuos, sino buscar un acuerdo sobre lo valioso. Es una acción orientada por el entendimiento, reglado por normas establecidas consensuadamente. Los participantes en la interacción, se mueven en una tradición cultural. Esta acción se basa en la fuerza del diálogo, de la comunicación, renovando el saber cultural, creando solidaridad y potenciando las identidades personales.

Hay que tener en cuenta que toda acción comunicativa comprende una acción moral, ya que se interviene sobre personas y se debe respetar la dignidad del sujeto.

Los niveles de acción aportan una información muy valiosa para comprender al hombre y su proceso configurador, la educación, de aquí se deriva y consolida la concepción de la Pedagogía como ciencia normativa y tecnológica, ya que parte de:
  • La idea de cambio o producción de un efecto, (estado inicial → transformación → estado final).
  • La existencia de agentes que influyen en el medio y en sus componentes.
  • La relación y comunicación.
  • La intencionalidad perfectiva de toda acción.

Estamos ante un proceso orientado al futuro con una finalidad, que se origina en el la comunicación, exigiendo el logro de un efecto de acuerdo a un modelo propuesto.
Aportaciones de otras ciencias a la acción educativa.
  • Psicología “ Teoría de la acción”, esta teoría comprende al individuo como ser intencional y tiene en cuenta tanto su naturaleza intersubjetiva, como su experiencia. Explica que toda acción humana que conduce a una conducta se caracteriza por ser un plan que puede:
      • Ser reconstruido con unos medios para el logro de fines.
      • Ser escogido voluntariamente por el agente de acuerdo a unas expectativas, creencias, valores, … personales.
      • Ser explicado en relación con cada una de las orientaciones subyacentes.
    Para ser considerada como acción humana, ésta deberá ser intencionada, tener un objetivo, libertad de elección y medios y responsabilidad.
  • Sociología, confirma que la acción humana es una acción social con una gran tradición, ya que:
      • Las personas tienen siempre en cuenta el comportamiento de los demás, así como su presencia.
      • La acción de cada sujeto detenta un valor de signo o símbolo para los demás.
      • Las conductas implicadas, están influidas por la percepción que cada persona tiene de la significación de la acción de los demás y de la suya propia.
  • Filosofía, ve la educación como acción, en el sentido de describir y analizar los discursos del educador “dice su saber” y hace una abstracción de la calificación moral de la misma.

2.La interrelación teórica-práctica-técnica. En la acción humana se diferencian tres dimensiones diferentes a la hora de explicarla, comprenderla y actualizarla, que interactúan entre ellos, aunque cada uno tiene su propia identidad. Se necesitan, y generan un conocimiento y saber, que han de entenderse en momentos distintos, pero que están integrados en el proceso de producción de conocimiento. Son la teoría, práctica y técnica, conceptos que tienen tradición filosófica y que siguen presentes. Los problemas se perciben y se presentan como tareas – teóricas, técnicas o prácticas – que se han de resolver con la ayuda del saber teórico, práctico y técnico, dentro de unos estándares racionales.

Estos tres conceptos se emplean de modo habitual como conceptos antitéticos. Teoría y práctica se interpretan como dos formas de estar en el mundo, la práctica da sensación de acción, actividad y teoría, ideas abstractas, especulaciones. La técnica se entiende como producción, como algo propio alejado de la teoría y la práctica. Estos tres tipos de saberes implican actividades racionales y voluntarias, por lo que son propiamente humanas.

Sentido y evolución del concepto teoría.
De origen filosófica, se entiende como conocimiento especulativo, contempla el mundo como espectáculo abierto. . El saber por saber, poseer la forma de lo conocido. Según Pieper es un rasgo característico del conocimiento especulativo el hecho de producirse ninguna modificación en la materia exterior, ni en el propio sujeto. Es el desinterés por excelencia. Su finalidad estriba en el descubrimiento de la verdad, su contemplación. Su modo de proceder consiste en la división, la definición y la resolución, demostrar la verdad por sus causas y principios.
Diferentes acepciones de “ Teoría”

Ámbito coloquial.
Como opinión personal.
Como opuesto a la práctica.
Como saber sistemático y riguroso.
Ámbito filosófico.
Como marco conceptual, no científico, de carácter orientador.
Como conjunto de problemas relacionados entre sí.
Como acto de contemplación.
Como fundamento del saber.
Ámbito científico.
Como acto de contemplación, opuesto a la práctica. Como planteamiento hipotético ideal.
Como conjunto ordenado de proposiciones que describen y explican os hechos.
Como conocimiento caracterizado por un elevado nivel de abstracción.
Es un concepto polisémico. La teoría es la contemplación de la realidad que pretende conocerla, descubrirla y explicarla para, poder intervenir positivamente en ella, por lo que esta teoría aporta al ámbito educativo:
  • Un significado a los hechos que observamos en toda acción educativa.
  • Una explicación y comprensión de los diferentes fenómenos educativos.
  • Una interpretación de los hechos educativos, al confrontar diversas teorías.
  • Una propuesta de normas dirigidas a compaginar los elementos de la teoría con hechos reales.

La diferencia de el significado de “Teoría” en su origen y la actual es que antes no prentendía ninguna utilidad, era la contemplación de la realidad y ahora ayuda a interpretar, explicar y comprender esa misma realidad. La teoría necesita de la práctica .
Sentido y evolución del concepto “Práctica”.
Este concepto implica acción, que puede revertir en el interior del propio sujeto, por lo que sería obrar. Una acción revierte en un efecto exterior, que se interpreta como producir, hacer. Acepciones de la práctica:
  • La educación como praxis. La educación es un proceso permanente en la que cada persona se va autorrealizando, va “obrándose”, es decir, es obra de sí misma. En este modelo el educando es el sujeto responsable del proceso educativo, que necesita la ayuda del educador como guía, modelo para ir configurando su propia persona.
  • La educación como práctica. Contempla al hombre como obra de la educación, ésta es una influencia guiada sobre un sujeto al que dirige hacia un objetivo determinado. Es un proceso basado en métodos y técnicas eficaces dirigidos a una finalidad. En suma, se trata de la educación como acción tecnológica, o el diseño del proceso más eficaz para el logro de los objetivos preestablecidos.

Son enfoques que se contraponen, pero son complementarios y es necesaria su interrelación, ya que todo planteamiento educativo tiene una dimensión práctica y otra tecnológica. El logro de la praxis se consigue obrando, no se trata de un mero saber, ni un mero hacer, sino que es un saber hacer (acción tecnológica), que conduce al obrar (acción moral). Se trata del obrar bueno, perfectivo y conveniente.

Sentido y evolución del concepto “técnica”.
La actividad humana dirigida a obtener un producto o resultado externo al sujeto ya sea algo útil. Es el arte entendido como producto, es decir, la producción de un objeto de acuerdo a unas normas, a unas reglas. La técnica es siempre medio, un instrumento adecuado para el desarrollo de una acción que implica habilidad, destreza … y la utilización de elementos. Son un conjunto de acciones coordinadas que se encaminan a la resolución de problemas de naturaleza diversa. Es un producto humano dirigido a facilitar la vida y resolver los diferentes problemas a los que enfrentarnos.

En el ámbito educativo, es la intervención dirigida hacia una transformación, una modificación en aras de una utilidad. Se habla de técnica como una propuesta de ciencia aplicada, generándose de esta forma la tecnología. La tecnología es la teoría de la técnica, la técnica se centra en:
  • Lo que se debe hacer para conseguir transformar la realidad.
  • Reducir y simplificar el conocimiento científico de acuerdo con sus necesidades.
  • Tratar únicamente las variables externas, las observables, cuantificables.
  • La ciencia como instrumento.
  • Buscar la eficacia, no la verdad.
  • Aspirar a establecer normas, no leyes.
  • Establecer los medios, a partir de unos objetivos.
  • Controlar y dirigir todo el procesos de la acción.
  • Establecer su meta: conocer para hacer.

La Pedagogía como ciencia tecnológica, se ocupa de lo que se debe hacer, el cómo, aportando elementos valiosos para la toma de decisiones en el proceso educativo como son:
  • La delimitación de las necesidades del sujeto.
  • La especificación del estímulo que satisface cada necesidad.
  • La determinación del nivel de conocimiento del educando acerca de lo que tiene que hacer.
  • La anticipación y predicción de los efectos posibles.
  • La determinación de la secuencia de intervención.
  • La evaluación del producto.


Toda propuesta tecnológica encuentra en la reflexión práctica la razón de sus decisiones, y en la reflexión técnica (techne) la razón de sus conocimientos técnico-científicos. El mundo de la acción pedagógica no es el de la técnica en el que reglas fijas regulan acciones para conseguir metas, no está determinado totalmente por leyes y estructuras externas. Es el de la praxis aristotélica descubierta por los sujetos, donde el razonamiento práctico lleva a encontrar la acción moralmente informada acerca de lo que es conveniente en cada momento. Este es un saber que no se compone de reglas, sino de principios aplicados con sabiduría (phronesis).

3.Acción educativa – Acción pedagógica.
Toría-práctica-técnica deben manifestarse de forma interrelacionada en el proceso educativo de cada persona. Cada ser humano está llamado constantemente a conocer-se inteligentemente, obrar-se perfectivamente y hacer-se creativamente, cada uno tiene su singularidad.

La actividad educativa no puede ser exclusivamente especulación. A la educación no le interesa el conocer por conocer, aunque puede profundizar en él para mejorar la intervención. Al educando tampoco le interesa el saber por saber, sino adquirir aquellos conocimientos, destrezas, valores,... necesarios que le ayuden a alcanzar la madurez. La actividad educativa es un conocimiento inmerso en la acción, un conocimiento práctico y técnico.

Toda teoría nos proporcionará los conocimientos necesarios para fundamentar nuestras decisiones prácticas. La práctica nos dirigirá a esas acciones que van configurándonos como personas. La técnica nos facilitará el conocimiento y la utilización de normas que facilitarán nuestras acciones. Entregarse a una práctica educativa supone un esquema teórico, constitutiva de esta práctica y el medio de entender las prácticas educativas de otros. A la vez que la reflexión teórica sobre la práctica nos conduce a racionalizar nuestras acciones, a configurarnos como profesionales reflexivos.

El conocimiento teórico cumple un papel inicial regulador de la acción esencial. El conocimiento práctico nace y se realiza en la acción, se refiere y culmina en ella. En el logro de estas acciones de forma sistematizada y con una intencionalidad, estamos tratando estas acciones educativas como acciones pedagógicas